08 enero 2008
La noche más larga


Desde el interior deseaba que la noche terminara rápido, pero en todo mi ser se producía una irritación al saber que las horas muertas del reloj empezarían a decirme que nada tenia el mismo sentido y las pausa no debían estar, actuar rápido era la clave de la perfección.

Acaso todo tenia que salir mal para darme cuenta que de ese modo conseguiría lo que quería. Y así, el tiempo hablo y me callo la boca en presencia de mi sombra y de mi silencio.

Unos pequeños detalles envuelven el andar y sortean las capacidades para que ellas mismas cercenen a su vital inquilino.

Me vi envuelto en una lúgubre habitación, tan grande que toda la noche no me alcanzo para recorrerla, no había más que cuatro paredes y eso era lo que medio se podía ver con los fósforos que me quedaban.

Pensar en escapar esta vez no era la mejor opción, mi crimen fue cruel y despiadado, y para el juez el castigo era estar encerrado en un lugar, donde nunca fuera de día, en donde la noche más larga no alcanzaba para saber cuanto me quedaba de vida.

Al llegar la misma estancia me golpeo con su silencio y sus ecos mudos, dicen que asesine a 10 personas, dicen que los descuartice y que sólo la cabeza solían encontrar, yo realmente no recuerdo, soy inocente de quitarle la vida a esos que dicen, siempre pensé, que ponía fin a la angustia de unos tantos.

Llegue demasiado pronto a esta tierra, nadie entendía que era muy inteligente como para ser un simple asesino, esa etiqueta me resultaba un insulto, escogí estar encerrado mucho antes de que ellos lo hicieran tenia que pensar en mis próximas ejecuciones.

Y si es cierto que la noche será muy larga, descubriré la forma de que la noche sea mi cómplice y me regale el tiempo de su existencia, sólo para que yo, K…. Pueda llevar a cabo mi cometido y que toda la humanidad requiera de ciertas extirpaciones para estar mucho mejor.

Nada queda en el entendido colectivo de mi metáfora hecha parábola, pero si entra algo en el entender de una forma particular será el que decida la noche larga con su tic-tac infinito.


Carlos Acuña

No hay comentarios.: