26 octubre 2009

Pájaros negros

Son las 8 de la noche. Leía a Poe - El cuervo – y tocaron a mi puerta; tres compañeras de clase me invitan a tomar cerveza les digo que no y ellas de todas formas me indican el lugar donde estarán; vuelvo al cuervo y no pasaron 10 minutos antes de dejarlo para preparar algo de comer; mientras la comida estaba lista - Pasta con salsa de tomate y carne molida - decidí ir hasta donde estaban mis amigas (era un poco lejos y el camino muy difícil como para ir a pie) sin embargo, no pensé eso hasta que mi situación se convirtió en un pasaje totalmente diferente al que me había imaginado .

Cerca del lugar donde quedaba el local, muchas radios reportaban ataques donde las victimas quedaban sin ojos y sin ningún testigo la policía no daba respuestas; ir por la carretera era bastante peligroso, decidí irme por un atajo que mis amigas me enseñaron; eran las 9 de la noche, iba por la mitad de mi recorrido cuando unos extraños pájaros se posaron en las ramas de los árboles más cercanos, sin perder el control acelere el paso, sin explicación los pájaros se vinieron sobre mí, eran negros como mi porvenir.

Despierto y no puedo moverme, estoy tirada en el piso, dos pájaros están cerca de mis pies, deshicieron mis zapatos y pronto mis dedos dejarán de existir. Un ruido hace que quite la vista de los pájaros, una chica pasa y empieza a gritar, le digo que me ayude que espante a los pájaros – sus picotazos me inmovilizaron, una especie de sedante tenían sus picos – ella me dice “que pronto vendrá, que buscara a su padre” al irse, los pájaros como si hubiesen entendido todo, levantan el vuelo y se me vienen en picada, uno se incrusta en uno de mis muslos y el otro cerca de mi hombro, mi sangre salía por doquier y dentro de mi, los pájaros estaban ahogándose.
15 octubre 2009

La bailarina



Permanecí encerrada durante todo el tiempo que el mismo respirar duró, tal vez esos instantes fueron suficientes como para escuchar a Chopin internamente y salir bailando por todo el piso abandonado, el 35, justo donde me hizo el amor hace días; justo donde me dijo que me amaba y justo donde lo vi con otra mientras le decía “te amo” al oído.

Permanecí quieta por un segundo, el piano sonaba tan perfectamente, que parecía que el pianista estuviera al lado tocando sólo para mi; en ese segundo lo descubrí, el vidrio estaba cerca, con la misma hacha con que le partí la cabeza, rompí el vidrio y salte.

En el aire, feliz por todo lo anterior, seguía escuchando a Chopin, seguía danzando como si la muerte fuera a darme una segunda oportunidad. Y allí, justo cuando la melodía se detuvo, el concreto estaba al frente de mi cara.


22 junio 2009

Tengo que decir algunas verdades

"Se vive con la esperanza de llegar a ser un recuerdo" Antonio Porchia


Quiero que sepa que sí, estoy afortunadamente enamorado de ella.
Decirle que alguna vez empecé a escribirle a diario, pero ahora, prefiero verla y decirle a diario todo.
No tengo que escribir de tristeza y de muerte para complacer a varios que siguen el blog (amigos y amigas que no comentan, pero critican en persona).
Tampoco quiero cambiar el blog y escribirle sólo de ella.
No se que hacer, uniré todo y tal vez salga algo raro.

Mientras que todo esto pasa, releo el libro de "20 poetas Argentinos del siglo XX"

Oliverio Girondo

¿DÓNDE?

¿Me extravié en la fiebre?
¿Detrás de las sonrisas?
¿Entre los alfileres?
¿En la duda?
¿En el rezo?
¿En medio de la herrumbre?
¿Asombrado a la angustia,al engaño,a lo verde?
No estaba junto al llanto,junto a lo despiadado,por encima del asco,adherido a la ausencia,mezclado a la ceniza,al horror,al delirio.
No estaba con mi sombra,no estaba con mis gestos,más allá de las normas,más allá del misterio,en el fondo del sueño,del eco,del olvido.
No estaba.
¡Estoy seguro!
No estaba.
Me he perdido.

Genial; pero allí mismo, la chica de nueve letras, me sobreviene de nuevo y joder ,mejor cierro y me voy a dormir.

20 junio 2009

Arquimedes

"Dadme un punto de apoyo", dijo Arquímedes, "y moveré el mundo." La fanfarronada era muy segura, porque él sabía muy bien que no había punto de apoyo, y nunca lo habría.
Pero suponga que él hubiese movido la Tierra; ¿Y qué? ¿En qué hubiese beneficiado eso a nadie?
El trabajo nunca habría cubierto gastos, mucho menos hubiese dejado dividendos, así que, ¿De qué servía hablar de ello? Por lo que los astrónomos nos cuentan, debo entender que la tierra ya se mueve bastante rápidamente, y, si hubiese algunos chiflados que estuviesen insatisfechos con su marcha, para lo que a mí me importa, bien pueden empujarla ellos mismos; yo no movería un dedo ni suscribiría un solo penique para apoyar nada parecido.
17 junio 2009
12 junio 2009

Poco a poco nos acercámos al centro que el inicio nos menciona

Ella quiere dormir fuera de su casa. Desea tener un jardín y una linda vista desde alguna ventana de su ansiada casa.
Ella sueña con hormigas recogiendo sueños y acumúlandolos para formar la comida que la realidad le da.
Ella vive en mi inconsciente, es dueña de parte de mi pasado y todo mi presente, ella es la mujer perfecta para extenderme y marcar tres puntos suspensivos justo en el horizonte que el mañana me plantea.

Yo deseo la suerte del río hondo, esa suerte de estancarse y empezar a recoger todo lo que por allí circule.
Yo quiero la mejor tarde de lluvia y que no sea triste; quiero además una buen amanecer con sabor a besos y saliva.
Prefiero escribir con lápiz de grafito, borradores que me harán llegar a mi arte final de decisiones.
Ansió con mucha cautela la pausa que jamás me daría la bruma, pero que singularmente el vidrio esmerilado de sus pupilas, me dicta poco a poco.
Yo no quiero jardín; quiero un patio enorme con árboles frondosos y secos a la vez.

Ella y yo, estamos en el centro que el inicio nos dicta.
11 junio 2009

Una carta para mi sobrina que tiene 3 años

Hay cosas que hasta esta altura todavía no he experimentado.
No me puedo quejar de las relaciones humanas, son tan inestables y estables que me confunden.
Si hay un limite es para creer que existe; estar borrach@ es a la vez lo más horrible y lo mejor que te puede pasar.
No te puedo decir que puedes hacer bien y mal, pues eso es de preferencia existencial, pero significativamente, hay algo que es lo mejor, un helado mientras estas triste, es sencillamente bueno.

No te podre decir que cosas te darán alegría, pero si podre decir que tienes que disfrutar mucho de lo que te ofrece lo que vives.
Nunca he entendido a la felicidad, ni mucho menos que es estar enamorado (en definiciones soy muy malo), pero significativamente es lo más perfecto e insólito que podrás vivir.
No trates de entender algunas cosas, pues, la enfermedad moderna (el estres) es algo sin significado y de allí su ramificación hacía otras situaciones.

Trata bien a la comida de la mañana, hay veces que es mejor que la de la noche.
No puedo decirte que hombre es mejor de novio que otro, pero puedo decirte, que podrías hacer en circunstancias diferentes, que se te presentes con varios indiduos.

Si quieres tener amigos, ten cuidado con lo que ofreces, tal vez no puedas solventar lo que específicamente quieres dar.
No quiero que pienses que el futuro es malo, pero singularmente tienes que encontrar un lápiz para escribir parte de tu vida y esa, será una lección que en esta carta, no podrás encontar.
Lamento no ser de mucha ayuda, pero que bueno es que puedas verme con esa confianza y mucho más allá de la relación sanguínea.

Espero que puedas encontar eso que deseas con tanto anelo y además deseo poder estar el día en que en verdad me necesites.
02 junio 2009

5:53 AM

No se exactamente que quiero hacer. No entiendo lo que no me han explicado. Nada es cierto, todo es verdad. La peculiar mentira imita al orden anacrónico y me invita a concederme las más singulares ventajas, sin embargo, dichas delanteras no me ayudarán a la hora en que el caos comience su viaje.

Las interrogantes vienen junto a las respuestas y estas ultimas, se niegan a quitarse su mascara de hielo. Las sombras invaden mi conciente, convirtiéndolo en el inconciente colectivo de aquellos tantos que he dejado atrás.

Otra alucinación se asoma. Otra más quiere atacarme. El caos me empuja hacia esta etapa y lo afronto como quien vuelve a la horca, luego de que la breve esperanza de un huracán, lo llevara de vuelta a su celda, justo cuando todo se calmo, la horca seguía en el mismo sitio, esperando.

El caos espera; sin demora comienza y avanza sin ninguna actividad.
12 marzo 2009
5 minutos

Nada queda luego de que todo se quema, la cúspide viene y me cae encima.

Hoy desayunamos arepas con tres tipos de quesos; la charla rodeo todo lo que hicimos el día de ayer. Nada parecía importarnos hasta que los 5 minutos dieron la pausa más grande que nadie conoce.
Odio a Einstein y su relatividad...
No mentira no odio a Albert, sin embargo que difícil es sentir que hay momentos que duran tan poco y otros (donde no haces nada) son "eternos".
Todo para prepararnos para la muerte.
¡Que absurdo!
10 marzo 2009

3:01 AM

Nada ha cambiado todo sigue igual; todo se completa nada queda; algo se prepara es enorme; hay muchas alucinaciones agrupadas, con ellas los gorgojos y a su lado… la muerte.

3:35 AM

¡Curie ayúdame! Sin sonidos, sin olores, sin colores, todo se reduce a una misma visión, la reunión.

3:57 AM

La tensión aumenta y mi incapacidad por llegar al lugar donde los gritos nacen, se incrementa de tal forma, que los sustitutos de los números impares llegan en montones y reemplazan la estancia convirtiendo este pedazo de espiral en otro nuevo; ahora la espiral es otra y las etapas ya no se completan tan fácilmente.

El pensar y sus ideas ya no son necesarios la tercera parte ha comenzado y nadie puede detener lo que viene. Los ojos que me ven me asustan y las voces repitiendo lo que leen, me incomodan.

Las notas, los números, los títulos, las secciones, los paréntesis, los subtítulos; nada existe, todo se ha retirado. Y ellos más que recuerdos, se volvieron cenizas invisibles, hojas atrás.

05 febrero 2009

La espiral

¿Decepciones? Pesa cada amarre y cada residuo, cada marca, cada descanso; las ambiciones que entran y salen ignoran a los pasos de las horas, desconocen al destierro y a los 5 minutos que ya ni siquiera puedo nombrar.