22 junio 2009

Tengo que decir algunas verdades

"Se vive con la esperanza de llegar a ser un recuerdo" Antonio Porchia


Quiero que sepa que sí, estoy afortunadamente enamorado de ella.
Decirle que alguna vez empecé a escribirle a diario, pero ahora, prefiero verla y decirle a diario todo.
No tengo que escribir de tristeza y de muerte para complacer a varios que siguen el blog (amigos y amigas que no comentan, pero critican en persona).
Tampoco quiero cambiar el blog y escribirle sólo de ella.
No se que hacer, uniré todo y tal vez salga algo raro.

Mientras que todo esto pasa, releo el libro de "20 poetas Argentinos del siglo XX"

Oliverio Girondo

¿DÓNDE?

¿Me extravié en la fiebre?
¿Detrás de las sonrisas?
¿Entre los alfileres?
¿En la duda?
¿En el rezo?
¿En medio de la herrumbre?
¿Asombrado a la angustia,al engaño,a lo verde?
No estaba junto al llanto,junto a lo despiadado,por encima del asco,adherido a la ausencia,mezclado a la ceniza,al horror,al delirio.
No estaba con mi sombra,no estaba con mis gestos,más allá de las normas,más allá del misterio,en el fondo del sueño,del eco,del olvido.
No estaba.
¡Estoy seguro!
No estaba.
Me he perdido.

Genial; pero allí mismo, la chica de nueve letras, me sobreviene de nuevo y joder ,mejor cierro y me voy a dormir.

20 junio 2009

Arquimedes

"Dadme un punto de apoyo", dijo Arquímedes, "y moveré el mundo." La fanfarronada era muy segura, porque él sabía muy bien que no había punto de apoyo, y nunca lo habría.
Pero suponga que él hubiese movido la Tierra; ¿Y qué? ¿En qué hubiese beneficiado eso a nadie?
El trabajo nunca habría cubierto gastos, mucho menos hubiese dejado dividendos, así que, ¿De qué servía hablar de ello? Por lo que los astrónomos nos cuentan, debo entender que la tierra ya se mueve bastante rápidamente, y, si hubiese algunos chiflados que estuviesen insatisfechos con su marcha, para lo que a mí me importa, bien pueden empujarla ellos mismos; yo no movería un dedo ni suscribiría un solo penique para apoyar nada parecido.
17 junio 2009
12 junio 2009

Poco a poco nos acercámos al centro que el inicio nos menciona

Ella quiere dormir fuera de su casa. Desea tener un jardín y una linda vista desde alguna ventana de su ansiada casa.
Ella sueña con hormigas recogiendo sueños y acumúlandolos para formar la comida que la realidad le da.
Ella vive en mi inconsciente, es dueña de parte de mi pasado y todo mi presente, ella es la mujer perfecta para extenderme y marcar tres puntos suspensivos justo en el horizonte que el mañana me plantea.

Yo deseo la suerte del río hondo, esa suerte de estancarse y empezar a recoger todo lo que por allí circule.
Yo quiero la mejor tarde de lluvia y que no sea triste; quiero además una buen amanecer con sabor a besos y saliva.
Prefiero escribir con lápiz de grafito, borradores que me harán llegar a mi arte final de decisiones.
Ansió con mucha cautela la pausa que jamás me daría la bruma, pero que singularmente el vidrio esmerilado de sus pupilas, me dicta poco a poco.
Yo no quiero jardín; quiero un patio enorme con árboles frondosos y secos a la vez.

Ella y yo, estamos en el centro que el inicio nos dicta.
11 junio 2009

Una carta para mi sobrina que tiene 3 años

Hay cosas que hasta esta altura todavía no he experimentado.
No me puedo quejar de las relaciones humanas, son tan inestables y estables que me confunden.
Si hay un limite es para creer que existe; estar borrach@ es a la vez lo más horrible y lo mejor que te puede pasar.
No te puedo decir que puedes hacer bien y mal, pues eso es de preferencia existencial, pero significativamente, hay algo que es lo mejor, un helado mientras estas triste, es sencillamente bueno.

No te podre decir que cosas te darán alegría, pero si podre decir que tienes que disfrutar mucho de lo que te ofrece lo que vives.
Nunca he entendido a la felicidad, ni mucho menos que es estar enamorado (en definiciones soy muy malo), pero significativamente es lo más perfecto e insólito que podrás vivir.
No trates de entender algunas cosas, pues, la enfermedad moderna (el estres) es algo sin significado y de allí su ramificación hacía otras situaciones.

Trata bien a la comida de la mañana, hay veces que es mejor que la de la noche.
No puedo decirte que hombre es mejor de novio que otro, pero puedo decirte, que podrías hacer en circunstancias diferentes, que se te presentes con varios indiduos.

Si quieres tener amigos, ten cuidado con lo que ofreces, tal vez no puedas solventar lo que específicamente quieres dar.
No quiero que pienses que el futuro es malo, pero singularmente tienes que encontrar un lápiz para escribir parte de tu vida y esa, será una lección que en esta carta, no podrás encontar.
Lamento no ser de mucha ayuda, pero que bueno es que puedas verme con esa confianza y mucho más allá de la relación sanguínea.

Espero que puedas encontar eso que deseas con tanto anelo y además deseo poder estar el día en que en verdad me necesites.
02 junio 2009

5:53 AM

No se exactamente que quiero hacer. No entiendo lo que no me han explicado. Nada es cierto, todo es verdad. La peculiar mentira imita al orden anacrónico y me invita a concederme las más singulares ventajas, sin embargo, dichas delanteras no me ayudarán a la hora en que el caos comience su viaje.

Las interrogantes vienen junto a las respuestas y estas ultimas, se niegan a quitarse su mascara de hielo. Las sombras invaden mi conciente, convirtiéndolo en el inconciente colectivo de aquellos tantos que he dejado atrás.

Otra alucinación se asoma. Otra más quiere atacarme. El caos me empuja hacia esta etapa y lo afronto como quien vuelve a la horca, luego de que la breve esperanza de un huracán, lo llevara de vuelta a su celda, justo cuando todo se calmo, la horca seguía en el mismo sitio, esperando.

El caos espera; sin demora comienza y avanza sin ninguna actividad.