24 enero 2011

Decepción


Y si fuera mi amiga por un momento, tal vez ya me hubiera matado, bien muerto entre las cortinas y el crepúsculo que el cazador tiene atrapado en su sótano. ¿No lo has visto? Es hermoso, tiene pájaros de fondo, uno que otro perro, un sapo y una antena con chimeneas de un ladito, del otro lado está la luna con una pequeña nube, perpendicular está usted, en una piedra, leyéndome, y yo, intentando ser mi amiga, me vuelo la cabeza en uno de esos edificios del crepúsculo antes mencionado.

Que mal que no sea mi amiga. Sigo aquí, tratando de hacerte entender que no existes, que los dos, somos una estupidez hecha líneas, hecho sueños. Hacerte entender y asentar con la cabeza desde donde me lees.

No hay comentarios.: