07 enero 2011

Los ejercicios de mi amiga

Ella sujeta su sueño y lo ata a la cumbre que el silencio nombra. Maniatado, llora por no ser el sueño de mi amiga. Él quiere ser uno de nosotros, un personaje, una versión que no requiere de toda una verdad. Imagina por un momento que eres tú, que ya no esta apresado, que puede jugara a ser real.

Vive su vida y consulta enciclopedias, viaja, fuma, tiene sexo y al final, ya viejo, quiere ser ese sueño atado de mi amiga, para no morir entre la verdad que el mismo ha imaginado.

Con el sueño amarrado a las orillas de nuestros sueños. Ella vuelve a ejecutar su cambio de panoramas, sueña a la muerte y luego de varias tazas de té, me lleva al instante en el que nace la madrugada, justo allí me ejecutan entre los colores y la pesadilla del sueño.

Al despertar, las líneas me hacen viajar y tú, ni siquiera has podido dormir, pobre, todavía no has entendido.

No hay comentarios.: