26 enero 2011

Me detengo
la piel calienta el miedo
la cena será incertidumbre
y el postre una lámina pintada de negro

elevo esta vida con hambre de cielos y flagelaciones desiguales.
Me detengo
la voz me susurra en los poros
me grita el vértigo de lo simbólico y me atraviesa
Llueve
y las gotas rechinan
en este sueño de cinco dedos
alcanzarte no es el error de cualquiera
sería definir con una lanza
lo que tengo en mi costado inconfundible.

Escampa
sin contemplación
con el tufo de la fosca y la llave del grifo.

 Carlos acuña /   Noe palma (entra en su blog)

No hay comentarios.: