01 enero 2011

Otras cuentas

Piensas en estrellarte y al final te das cuenta que no es una buena idea. Me escribes para que conteste y en seguida las letras se devuelven y te insultan a gritos. El silencio lo sabe y sus abismos son pasos mojados que la tarde nos regala. No lo puedes creer y allí, en el momento en que te ríes y preguntas –por qué siempre me pasa a mí. Te dejo en tu sueño y en la desesperación por no contestar.

Las líneas son parte de lo que te hago hacer y ni siquiera te has enterado. Cuentas y vuelves a estrellarte, los mensajes no son la mejor parte del día. El parterre es tu solución. Te revuelcas en él y piensas –no podía estar sin sus pedazos por mi cuerpo. Eres tan idiota que todavía sigues sin saber que he inventado todo.

Al final, luego de un salto y gritos de mi amiga. Sigo en la bañera, con las venas suicidándose.

No hay comentarios.: