12 abril 2011

Características aleatorias

Poco a poco blandea la condensación que designa el plano menos desentonado que la pasión oculta, ella rechaza por completo la emisión ermitaña de su senda por los pasos que las características necesitan. Los puntos inician la base no formal y continúan sin ninguna actividad tras la locura colectiva, dicha desinformación, evapora un presagio reciclado por las manecillas. Los signos ejecutan una marcha sin violencia y la caída de las manchas, hace que las sombras se oculten de su mejor inquilino.

Beatriz recorre todo el lugar, cede a sus típicas actitudes de dominación y así, ejecuta una coalición concretada desde la vacilación insólita que las mismas características inquieren lentamente bajo el sol de junio. Ella no puede recordar, no puede sacar su mano del recipiente de sueños, todo se acumula dentro, ella y los demás lo saben.

Los pasillos destilan la gigantesca lobreguez que la luna regala con sus ojos brillantes; cada quien iba y regresa al concreto nombre que Beatriz quería sacar del frasco. La presión era una capacidad adquirida desde la iniciación relativa, que todos en la estancia llevan consigo.
Bajo la presión que representa encarecer una y otra vez a las características del calificativo, las máculas vienen a llevarse al nombre, lo arrastran por el recinto y lo ejecutan al frente del título. Las vacilaciones, gotean a los recuerdos de sueños olvidados por las manos de Beatriz. Ellas, son las culpables.

Desde la primera vocación que la suma de ojos hacen en cada línea que lees, Ella, es sentenciada a reconocer su culpa. La sociedad de secreciones viene por los pasillo alternos, viene a llevársela, sin contemplación, las características usan su flujo de influencia y cierran todas las puertas, los demás, seguimos dentro.

No hay comentarios.: