05 mayo 2011

Sin titulo 3

Se viene por la puerta, directo a los fractales del fondo. Se concentra. Se abstiene de besarme. Se desdobla de ganas y al final, cuando la carne insiste, recurre al método más sutil, me implora perdón.

Verifico el tic tac. Todavía tengo tiempo. Abro la ventana y doy el paso definitivo.

No hay comentarios.: