11 agosto 2011

1


Y cada cierto tiempo la conclusión inicia la primera etapa que el inicio oculta. El agravio recuerda las fases y así, dentro de cada rencor, los errores enumeran a las características en una fila que se extiende hasta que las complicaciones dan paso a sus traumas internos.

No es una justicia atada por cada avatar que se quiere nombrar y menos, una excusa por la cual, las consecuencias empiezan su juego.

Ella me abandonó, se fue cerca de Venus y un taxi me dice que será la última vez que podía llegar a estar cerca de sus inacabados argumentos de números  mal nombrados.

Ella sigue estancada en una frustración que le recuerda a sus letras, a sus traumas, a su música, a su estupida capacidad por volver a no nombrarme.

Y cada cierto tiempo los errores la nombran y las características indagan con las consecuencias en la fila antes menciona y así, todo tiene un final que el inicio teje lentamente.