29 septiembre 2011

10


Vienen y se alojan, vienen y se multiplican, los errores, sí, ellos. Desde que han llegado las características indagan en sus secretos y con las consecuencias de su lado, ejecutan a los errores y luego me tiran sus cuerpos a las orillas de cada imagen que quiere construirse en el preámbulo de mis pupilas. Otro momento y otra tortura. Todas son estafas y la navaja y sus juegos por deformar cada línea, lo tienen bien claro durante este momento.

9


Ella insiste en que su ubicación es como muchas. Ella insiste y los errores le dan patadas. Cada consecuencia, cada característica, juega a estar igual que los dinosaurios y nada cambia, ellos siguen dándole patadas y yo, yo sigo con cada consecuencia con cada característica.
28 septiembre 2011

7


No asumas una posición en contra, no. La parte que insinúas es la misma que los errores llevan siempre, ellos tienen una colección de consecuencias petrificadas en sus anaqueles. Cada característica juegan siempre al rescate.

Sí, asume una posición en contra, hazlo, es necesario. La parte que no insinúas, es la que no me salva y dentro, cada error sigue riendo con el puñal en mano.

8

Trata, has el intento, en cualquier momento un error va a salir, sino, las características correrán asustadas y por supuesto, todo será causa de las consecuencias.

Sí, no te detengas, no lo hagas, en algún momento podrás encontrar un error, con uno basta, en él, podrás encontrar características bases que te darán las respuestas a cada interrogante que tus consecuencias amigas no te han dicho.

No, no sigas, ya no hay nada que hacer. Los números que W tiene son el error y al final del día debes analizar que todas las consecuencias, son una característica útil para volarte la cabeza.

20 septiembre 2011

6


No es la justificación más grande, no existe, no. Las consecuencias lo saben y me hacen seña para que me arranque todo. Me destierre y me detenga justo cuando los errores fusilan a las características. Sí, es la justificación más grande, si existe, sí. No lo sabía y las balas también me hacen seña. 

5


Faltan 3 minutos para las 11 y cada impar hace que los errores se hagan enormes, me aplastan todos los muñecos de plastilina que he construido. Las consecuencias se burlan y con el sol derriten a la plastilina, las características hacen que el suelo se los trague. Mientras, sigo con ella en mi garganta y trato que la cuerda no se de cuenta.

4


Por un momento detenga la vista, sí claro usted, haga un pequeño ejercicio, piense en un error, uno cualquiera, sume consecuencias y además, una que otra característica. Al terminar, cierre los ojos, respire profundo y el error vendrá a usted corriendo (sí, ellos pueden correr), las consecuencias harán su cama y las características ni siquiera se abran enterado de lo sucedido. Siga leyendo y por favor, no pare la vista en otra línea más.

3


Las consecuencias iban detrás de cada silencio, los errores enumeran características y así, uno a uno, me sirven el té.

Ella utiliza sus partes como puntos y me enmarca las pausas que todos siguen.

Sí, es cierto, tienes toda la razón. No hay nada que perdonar. No jugamos a las disculpas. Por eso insisto en que realmente no llevas el proceso que los huesos evitan.

Ella es la misma que no lleva situaciones, todas son mías, su aliento es igual a mis suspiros y allí los errores le gritan a las consecuencias mientras el té sigue con cada característica de vestimenta.

No, no podemos seguir. Desde acá contemplo el miedo. Todos gritan y cada surco se le viene y ella me grita desde dentro, me dice, me persuade, me rodea, me invade, me destroza. Otra vez su voz es más alta, el proceso debe seguir, los errores están al tanto de ello y siguen a las consecuencia para degollar a las características que siguen con mi té en sus manos.
13 septiembre 2011

2


Cada reunión ofrece una inigualable efectividad que los errores no comprenden, ellos, atados a cada definición que las características le regalan, no se mueven de su lugar, estar fijo representa una pequeña agonía que no pueden evitar. Desde el centro y pasando por cada etapa, recuerdan a las consecuencias, ellas alguna vez hicieron una lista de reuniones en las cuales sólo los errores se quedarían para siempre.

Insistir, amarra el nudo a la soga y todos leyendo el primer párrafo, caen igual que las consecuencias, por supuesto, nadie muere, los errores son la imagen que sigue, la misma que te hace estar con cada característica cerca.