20 septiembre 2011

4


Por un momento detenga la vista, sí claro usted, haga un pequeño ejercicio, piense en un error, uno cualquiera, sume consecuencias y además, una que otra característica. Al terminar, cierre los ojos, respire profundo y el error vendrá a usted corriendo (sí, ellos pueden correr), las consecuencias harán su cama y las características ni siquiera se abran enterado de lo sucedido. Siga leyendo y por favor, no pare la vista en otra línea más.

No hay comentarios.: