20 septiembre 2011

5


Faltan 3 minutos para las 11 y cada impar hace que los errores se hagan enormes, me aplastan todos los muñecos de plastilina que he construido. Las consecuencias se burlan y con el sol derriten a la plastilina, las características hacen que el suelo se los trague. Mientras, sigo con ella en mi garganta y trato que la cuerda no se de cuenta.

No hay comentarios.: