04 octubre 2011

11


Renuncia. Debes hacerlo. La cualidad de los errores es indiscutible. Cada consecuencia lo sabe, sus archivos son muy precisos. No puedo, se me hace imposible. Es un bienestar que no tengo. Trata, es lo mejor. A estas alturas tu nombre no tiene valides. Lo sé, es algo que pienso siempre. Entiendo el inconveniente. Algo no funciona y por ende la culpa es tuya. Que lastima, hasta cierto punto siempre imagine que todo lo anterior ocurría sólo en la espiral, nunca por causa de mi nombre. Sí, es la mejor solución. La más digna, recuerda, sólo eres una característica, no puede jugar a estar y no estar. Sí, tienes razón, es el mejor momento, ahora cállate, tengo que saltar. Espera un segundo, antes de ello, ejecuta la parte estratégica de tu plan. Tranquilo, al caer todo se va a quebrar, tú, las consecuencias y los errores, serán una base que ya no volverá a molestarme. Sí, es cierto. Salta, soportarte no me es posible. Tranquilo, la soga siempre tiene el mejor recurso.

No hay comentarios.: