10 febrero 2013

Para el cenal (Centro Nacional del Libro)

Para el cenal (Centro Nacional del Libro) (con respecto al premio que recibio pezdeplata en el 2011) (el texto sale en el catalógo de los premiados)
Las clausulas siguen todas las líneas y la capacidad de lo imposible llega en cuatro páginas, dentro, una sustancia enriquecedora que hilacha los sentidos y los convierte en esa esencia que poco a poco los lectores prefiguran desde un inicio; la escandalosa presencia de un pez sin el salitre peculiar, deja a cada hoja un efecto único y, además, engendran un pequeño sueño que los ojos leen y suelen quedar intactos; la sección que nadie toca, ese concepto, hace que pezdeplata sea la características del domingo. Dentro, una vacilación imposible de encontrar en el aire, una peculiar manera de hacer que la literatura sea más didáctica, menos elitista y por supuesto una singular forma de contar una secuencia de secciones que las propias clausulas suelen exceder a sus características y hacer de una sinopsis, una sencilla paráfrasis que gana espacios, sin más, que su sincera propuesta.

No hay comentarios.: