07 octubre 2016

mi abuelo




para Acuña



*
mi abuelo es generoso
hace de protector a distancia
me manda saludos y caramelos de leche

mi abuelo    hace regalos
su pus interna a las larvas
gritos a las noches
un pedazo de ulcera para el desayuno

tiene pacto con gusanos
no quiere el cielo de residencia
usa susurros australes para llamar a zamuros

la última ves que lo vi
las hormigas iban gritando encendidas
la reina fue descuartizada por el repollo

mi abuelo     daba regalos
su cuello a la soga
su cuerpo frío como móvil de Calder
dando buenos días a mi abuela
hacen que los gritos sean canciones de cuna que mi hija escucha
*
piensa un poco en su vida
máquinas dilatadas por los chillidos
burdeles cerrados y coitos en fila
cabezas de ganado y cochinos para sus hijos

no puede seguir
el tiempo hace de lanza y gana
prefigura su trance

en la mañana
luego de ajustar todo
se lanza en su última visión
imagina cada grito sin salir
las venas reventadas
los huesos quebrados por doquier

piensa en su muerte
hace silencio y le queda una mueca
era de mañana el gallo no hace mucho
su sombra juega con la grama una danza magistral
 
 






*
desde adentro   hay números pares
que huelen a pus con sangre
un niño en un rincón
jugando con plastilinas y gusanos

mi abuelo canta
juega con su tractor
recoge tierra
y en sus ojos el fuego lo carcome
en sus ojos el último alba


*
desde las fauces
de flores traga sueños
está la imagen intacta de mi abuelo
concentrado
con la gasolina encima  
como dando un plazo al tiempo
metiendo todo ese fuego y hormigas en su interior
esperando   dilatado
el amarre de su último nudo

*
mi abuelo habla como el silencio
suena como campanas tibetanas
es la angustia del aire con otro nombre
es la sed con gusanos de seda secos
son las hormigas calcinas
buscando venganza

mi abuelo habla como los nudos
secos   toscos
con la fuerza de miles de cuellos reventados

mi abuelo ya no habla
su rostro es una ceniza negra-gris
que las larvas mueven
domingo a domingo


*
en la oscuridad
el fuego tienen antenas
camina en columnas de muerte

en el sueño
las llamas consumen sus patas
quedan apilados cuerpo tras cuerpo

en el aire
un humo denso
que se hunde en el cuerpo de mi abuelo
lo mata    lentamente

*
lo vi partir
rumbo al río
en busca de más cuevas

era de tarde
mi abuelo nunca más fue el mismo
su niño perdido sigue jugando al tractor y juntando arena: autómata

desde allá se arma el fuego
la noche lo ve con café y un rojo-naranja en su estomago
la danza interna es hermosa
olas de muerte entre cada epitelio
hacen de mi abuelo un hombre colgado por hormigas

cerca de su cuerpo
la fila sale y hacen colmenas en sus ojos
rojas hormigas
llenas de cancer





*
en la arena cargada
penetra la escasa secuencia del no
mi abuelo tiene ese sueño de los dientes rotos
una pasión por matar hormigas
y la paz secuencial que indaga en su interior y se hace fuego
una llama lenta que lo entumece
lo deja frío hasta el último nudo

*
el lago se extiende hasta más allá de la sombra
en lo negro    iban barcos de papel con gritos flameantes
una densa capa de mi abuelo
el armazón de su mirada
y una llama lenta en el estribor

la voces del armazón hacen a la llama
el llanto del negro fabrica a los barcos
los trama de tal manera que las hormigas hacen colmenas
disponen sus huevos
y llevan venganza dentro de ellas

más allá de la sombra
mi abuelo cuelga su único cuello
y la luz lo viola temprano  entre un llanto y una esperanza

*
una cuerda cuelga en la luz
un pedazo de llama
desde la noche hasta la última noche
la cuerda cuelga en la luz un pedazo de llama

el rastro que deja
son hormigas bañadas en muerte
todos lo han visto
mi abuelo es rojo fuego
y tiene cáncer y es experto en nudos

*
desde la mitad del silencio
las respuestas vienen en pequeñas dosis
la mirada de mi abuelo fija
entrando en esa hipnosis del interfecto
con imágenes que van en camiones mack
y el barco que lo cruza por dentro
le clava el estribor en el esófago: frecuente
como la llama que hace formas infinitas en el fósforo

*
no hay respuestas
hemos subido las escaleras
han roto todos los espejos
y mi abuelo
                   como un siervo
                   come fuego en platos blancos
bajo la mirada de ciertos insectos que forman gritos
buscando números pares

No hay comentarios.: